La protección a los parados cae al nivel más bajo desde 2001

La protección a los parados cae al nivel más bajo desde 2001

La creación de empleo y la reducción del número de parados no han ido aparejados hasta ahora a una mejora de la protección de quienes continúan sin empleo. Pese a que el número de parados se ha reducido, el porcentaje de los mismos que no cuentan con ningún tipo de ayuda o prestación ha aumentado. La tasa de cobertura ha caído así al 55,7%, su nivel más bajo desde octubre de 2001, según los datos del Ministerio de Empleo. En el caso de las prestaciones, las estadísticas llevan un mes de retraso, de modo que los datos publicados este lunes son los correspondientes al mes de febrero.

Ni siquiera la creación de una nueva ayuda a los parados, el programa de activación para el empleo, ha sido suficiente para frenar el deterioro de la cobertura a los parados. En febrero había 8.478 beneficiarios de esa nueva prestación que recibieron en total 1,1 millones de euros. No obstante, ese número está llamado a crecer desde marzo. En febrero se registraron 34.836 solicitudes.

En conjunto, el número de beneficiarios de algún tipo de prestación se situó en febrero en 2.372.615 personas. Eso supone un descenso del 13,7% con respecto al mismo mes de 2014. Lo que más caen son las prestaciones contributivas, las de mayor cuantía, que se reducen en un 22,6%, por el paro de larga duración y por la vuelta al empleo de parte de sus beneficiarios. Así, las prestaciones contributivas solo suponen ya el 40,8% del total, mientras que las asistenciales son el 59,2%.

Prestaciones más bajas

En parte por esa caída de las prestaciones contributivas, no solo hay menos beneficiarios sino también menos dinero por cada beneficiario. El gasto medio por beneficiario se situó en 811,8 euros al mes, cifra en la que están incluidas las cotizaciones a la Seguridad Social de los parados con prestaciones contributivas. Eso supone un descenso del 4,7% en un año y del 11,4% en dos años. En el menor gasto influye también el recorte de las prestaciones contributivas aprobado por el Gobierno.

Con menos prestaciones y menos gasto por beneficiario, el recorte del gasto total en prestaciones es del 17,8%, hasta 1.881,7 millones de euros, la cifra más baja de los últimos años.

El porcentaje de cobertura de los parados ha caído del 63,25% al 55,72% en solo dos años. Llegó a situarse en el 80,88% en la fase más aguda de la crisis. La tasa de cobertura mide el número de parados que cobran la prestación en relación con el volumen total de desocupados inscritos en las listas del paro que han tenido un empleo anterior. Esto es, hay además otros 382.234 parados que no tienen cobertura, los que no han logrado aún su primer empleo.