La creación de empleo se frena de forma brusca en EE UU

La creación de empleo se frena de forma brusca en EE UU

La economía de Estados Unidos mostró un nuevo signo de moderación, al sumar solo 126.000 nuevos ocupados el pasado mes de marzo. Es el ritmo de creación de empleo más bajo desde diciembre de 2013 y queda a la mitad de lo visto durante los 12 meses previos. La tasa de paro se mantuvo estable en el 5,5%. La debilidad del indicador podría llevar a la Reserva Federal a aplazar el alza de tipos de interés hasta final del verano como pronto.

La primera lectura del dato está muy por debajo de lo que esperaba Wall Street. El consenso de mercado anticipaba la creación de 243.000 empleos en marzo. No fue la única mala noticia en el informe del Departamento de Comercio. Además, se revisaron a la baja los dos meses precedentes. El dato de febrero queda ahora en 264.000 ocupados, frente a los 295.000 que se avanzó hace un mes, mientras que el de enero pasa de 239.000 a 201.000 empleos.

Se esperaba una moderación pero no tan brusca como la que salen en las estadísticas. EE UU lleva un año demostrando que era una máquina de crear empleo, al registrar más de 200.000 ocupados al mes desde marzo de 2014. Hacia dos décadas que no se encadenaba una secuencia así, que ahora de rompe. El dato de marzo está sujeto aún a dos revisiones pero es complicado que incluso si se hace alza pueda retomar ese nivel.

EE UU estaba creando hasta ahora empleo a una media de 266.000 ocupados al mes, cuando se tienen en cuenta las revisiones. La media del primer trimestre queda así en 197.000 empleos, frente a los 324.000 en el cuatro de 2014. El mal tiempo podría explicar este fuerte frenazo en la contratación. Pero solo en parte. También puede estar jugando el efecto de la apreciación del dólar en el sector exportador y del abaratamiento del petróleo en la energía.

Otro signo de duda sobre la salud del mercado laboral en EE UU es la tasa de participación. Volvió a caer al 62,7%, el nivel más bajo en 37 años. De hecho, este es uno de los factores que explicarían por qué el paro está tan bajo. El 30% de los desocupados son de larga duración (más de seis meses sin trabajo) y hay 6,7 millones de empleados que están forzados a trabajar a tiempo parcial, a los que se suman 2,1 millones que desisten a buscar empleo de forma activa.

Rendimiento decepcionante

Más que una mala noticia, el rendimiento del mercado laboral se califica de decepcionante y va en la línea de otros indicadores del lado del consumo, la producción industrial y la vivienda, que muestran que la economía de EE UU no avanza con tanta fuerza como se esperaba. La sólida creación de empleo vista hasta ahora había alimentado el debate sobre el primer alza de tipos en EE UU desde junio de 2006, aunque desde la Reserva Federal se viera la situación con cautela.

Es algo que se esperaba hasta la publicación del dato de empleo que pudiera suceder entre junio y septiembre. La próxima reunión está prevista para final de mes pero su presidenta, Janet Yellen, ya descartó que vaya a producirse en esta cita. La Fed si decidió en su último encuentro retirar la palabra paciente de la guía que da al mercado, para en su lugar definir la estrategia reunión a reunión en función de los datos. El empleo vuelve a ponerse en el centro.

Wall Street también anticipa que el encarecimiento del dinero sucederá más pronto que tarde en EE UU, en contraste con Europa y Japón. Pero en esta ocasión no pudo reaccionar a la publicación del dato de empleo, porque los mercados de acciones están cerrados en Estados Unidos. La única referencia estaba en Chicago, donde el mercado de bonos tenía previsto operar hasta medio día. Los futuros en el mercado de divisas indicaban una apreciación del euro.

Ahora está por ver cómo este dato cambia el tono del debate y los cáculos. La Fed anticipó en sus últimas proyecciones un crecimiento del 2,5% este ejercicio, sólo una décima por encima al registrado en 2014. Para el paro la previsión es que baje al 5,1% a lo largo de 2015 y que se alcance el pleno empleo en 2016. En el mejor de los casos, podría haber dos alzas de tipos de un cuarto de punto este año en EE UU. El estacamiento de los salarios y la baja inflación le daría margen para esperar.