La Sareb duplica pérdidas por las exigencias del Banco de España

La Sareb duplica pérdidas por las exigencias del Banco de España

La Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria), o sea el banco malo que se quedó con los activos inmobiliarios de las entidades financieras intervenidas, cerró el pasado ejercicio con un sabor agridulce. Registró el doble de pérdidas que el año anterior (585 millones frente a 261); pero la gestión fue buena y, si no hubiera sido por las exigencias del Banco de España, que es su supervisor, habría perdido solo 45 millones. Además, el mercado parece que tira y que las expectativas para 2015 son favorables.

La sociedad arrojó unas pérdidas de 585 millones al verse obligada a destinar 719 millones a saneamientos. Una parte de ellos, 91 millones, provienen de la cartera de préstamos participativos, que en 2013 ya supusieron 259 millones. Sin embargo, en 2014 ha tenido que añadir 628 millones más de préstamos de difícil recuperación traspasados a la Sareb de empresas en concurso de acreedores que fueron concedidos en origen sin garantía real y en situación de impago.

Aquí es donde estalla la polémica. Al no contar aún con la circular contable a la que debe ajustarse (está en periodo consultivo en el Consejo de Estado), la Sareb tiene que consultar a la autoridad los criterios que debe aplicar en sus cuentas. Y se encontró con la nueva exigencia del regulador.

Aunque los gestores de la Sareb trataron de quitar hierro en la presentación de resultados este martes en Madrid, el endurecimiento del Banco de España les habría permitido sacar pecho y subrayar la mejora que, a su juicio, se está produciendo. “El regulador tiene capacidad de decidir cuando le parezca y ahora le ha parecido bien que hagamos esa provisión”, afirmó Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb. Más tarde, añadió: “Cada año sale alguna cosa que resulta ser acelerada; podríamos ir mejor, pero no siempre depende de nosotros”. Sin embargo, luego aclaró: “Es una decisión acatable y razonable; el deterioro ya estaba previsto”.

En efecto, la cifra estaba recogida en el Plan de Negocio y lo que se ha hecho es anticiparlo contra las cuentas de 2014 con carácter prudencial. Abundando en ello, explicó que de los 628 millones, 539 ya estaban en situación de impago en 2013 y 442 en 2012. En definitiva, los resultados habrían sido más boyantes este año, pero habrían tenido impacto más tarde, cuando posiblemente habría generado más ingresos.

Echegoyen insistió en que “los resultados de gestión han mejorado mucho respecto al año anterior”. Descartó futuras ampliaciones de capital e indicó que Sareb “ya está bastante cerca de ganar dinero”. Sobre si la Sareb podría salir a Bolsa, señaló que no se descarta, aunque “no parece factible por la naturaleza de sus activos”.

En 2014, la Sareb tuvo unos ingresos de 5.115 millones, un 23% más que el año anterior. El ebitda superó los 1.110 millones de euros y el resultado antes de impuestos y provisiones por deterioro fueron de 62 millones frente a 143,5 del año anterior.

La Sareb ha vendido en torno a 24.000 activos inmobiliarios en dos años de gestión

El 78% de los ingresos de 2014 ellos procede de la actividad minorista, y fundamentalmente de la gestión de los préstamos, que aportaron 3.129 millones en intereses, amortizaciones, cancelaciones y ventas. La gestión minorista de la cartera inmobiliaria supuso unos ingresos de 871 millones de euros, después de dar salida a 15.298 inmuebles, casi la mitad propios y el resto vinculados a préstamos de su propiedad. El canal mayorista acaparó el 22% de los ingresos (1.115 millones).

La Sareb ha vendido en torno a 24.000 activos inmobiliarios en dos años de gestión, lo que ha permitido unos ingresos de unos 9.000 millones, la cancelación de 5.700 millones de deuda y el pago de 2.400 millones en intereses. Según Echegoyen, estas cifras deberían dar una posición de confort a los deudores. Para 2015, espera vender 15.000 inmuebles y amortizar 3.000 millones de deuda.

La cartera de activos inmobiliarios se situó al cierre de 2014 en 33.174 millones, un 12,1% menos que en 2013, mientras que los activos financieros se mantuvieron prácticamente estables, en torno a los 11.000 millones. Los activos de Sareb se han reducido en un 12,8% desde 2013, cuando alcanzaban 50.781 millones, hasta los 44.263 millones. El objetivo, además, es dar más protagonismo al suelo, que hasta hace un año era inexistente en las ventas y en 2014 se han hecho 500 operaciones, lo que le ha situado como principal operador de España.