Las compras con tarjeta pulverizan récords en España

Las compras con tarjeta pulverizan récords en España

El gesto de sacar la tarjeta de la cartera para pagar en una tienda o un restaurante se repitió en España el año pasado más de 2.500 millones de veces. Los españoles gastan cada vez más dinero usando la tarjeta de crédito o débito. ¿Se acabó la crisis? Parte del ascenso tiene que ver con el repunte del consumo, pero otra parte está relacionada con el creciente uso de este medio de pago. En 2014, según los datos recién publicados por el Banco de España, las compras con tarjeta pulverizaron su récord al crecer un 7,4%, hasta lo 105.854 millones de euros.

Las cifras van referidas a operaciones realizadas en terminales punto de venta (TPV) situados en España con tarjetas emitidas por entidades adheridas a redes españolas. Por primera vez se supera el listón de los 100.000 millones de euros anuales tras un cuarto trimestre récord en que el gasto alcanzó los 27.995 millones.

Las cifras del Banco de España muestran que el número de operaciones, 2.502 millones, crece a una tasa del 8,5%, superior al aumento del importe total. La operación media ha descendido a 42,3 euros, la cifra más baja registrada por el Banco de España. Eso da idea de que la tarjeta se va popularizando cada vez más como medio de pago para pequeñas transacciones. La progresiva rebaja de las comisiones ha facilitado que comercios y restaurantes den más facilidades a la hora de admitir pagos con tarjeta de menor importe.

Más dinero en el cajero

La retirada de dinero en efectivo de los cajeros también creció en 2014, pero a un ritmo de solo el 2%, con lo que la cifra de 111.404 millones está aún a 5.000 millones de distancia del máximo que se alcanzó en 2008, cuando empezó la crisis. En este caso, sin embargo, cada vez se retira más dinero del cajero por operación. La media ha subido a 123 euros, nuevo récord, frente a los 121 euros del año anterior.

Los españoles sacan unos 120 euros cada vez que van al cajero automático

Eso puede deberse en parte a que cada vez es más difícil encontrar un cajero, especialmente uno que sea de la propia red, de modo que no haya que pagar comisiones. Desde 2008 han desaparecido casi uno de cada cinco cajeros. La cifra ha pasado de 61.714 a 50.441 en un contexto de fusiones bancarias y cierre de oficinas. El número de terminales de cobro de las tiendas también se fue reduciendo durante la crisis y se pasó de 1,55 millones en 2008 a 1,32 millones en 2013. Pero tras varios años a la baja, la cifra de TPV creció en 2014 un 6,65%, hasta 1,41 millones, siempre según los datos del Banco de España.

El aumento de las compras de 2014 se produjo pese a que el número de tarjetas se redujo un 3%. A cierre de 2014 había 43,2 millones de tarjetas de crédito (-0,05% frente al año anterior) y otros 24,4 millones, de débito (-7,8%). En total, 67,66 millones de tarjetas, más de una por cada español.