Ahorros bloqueados en Banco Madrid

Este pasado fin de semana, las autoridades supervisoras españolas y las andorranas mantuvieron largas conversaciones. El objetivo era coordinarse para minimizar los daños a los clientes de la Banca Privada de Andorra (BPA) y su filial, el Banco Madrid, después de ser acusadas de colaborar en el blanqueo de capital con clientes rusos, chinos, venezolanos y mexicanos. Sin embargo, la resolución ha sido diferente a un lado y otro de los Pirineos; mientras en España se cerró la operativa del banco, en Andorra se limitó la salida de fondos a 2.500 euros semanales.

A las 8.46 horas de la mañana de este lunes, el Banco de España emitió una nota en la que los administradores provisionales de Banco Madrid, nombrados por el supervisor, acordaron solicitar el concurso de acreedores —antigua suspensión de pagos— y detener la operativa de la entidad, en tanto se pronuncie el juez que tenga que conocer de la misma.

Esto supone que no se puede sacar dinero de las cuentas y los depósitos, donde la entidad suma algo más de 600 millones. Los depósitos quedan congelados por el momento, aunque están garantizados hasta los 100.000 euros. A partir de ahora será el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) el que organice la devolución del dinero cubierto. Según fuentes del organismo, en unos tres meses deberá devolver el dinero que no supere los 100.000 euros. Sin embargo, la mayor parte del dinero está concentrado en unos pocos clientes que tienen más de 100.000 euros, por lo que una gran mayoría de los 600 millones no está cubierto por el FGD.

Sin embargo, fuentes del organismo creen que se podrá devolver todo el dinero ya que los activos donde están invertidos son de calidad y se pueden hacer líquidos con relativa facilidad.

Oficina del Banco Madrid en la Plaza de Colon de Madrid / Claudio Alvarez

El Banco de España justificó la drástica medida “por el fuerte deterioro de la situación financiera de Banco Madrid, como consecuencia de las importantes retiradas de fondos de clientes que se han producido y de los últimos acontecimientos conocidos, que han afectado a su capacidad para hacer frente al cumplimiento puntual de sus obligaciones”. No hay que olvidar que Banco Madrid ha estado abierto tres días laborales (del miércoles al viernes) desde que estalló el escándalo en los que los clientes pudieron retirar su dinero sin límite.

También señaló que “la solicitud de concurso permite asegurar un igual trato de los depositantes de la entidad y del resto de sus acreedores”.

Este lunes se respiraba tranquilidad y los clientes brillaban por su ausencia en los alrededores de la sede madrileña del Banco Madrid, en la Plaza de Colón, donde en las puertas cerradas de la entidad estaba pegado el comunicado del Banco de España, informa Ignacio Fariza.

Los fondos de inversión y Sicav han quedado bajo el control de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Banco Madrid tiene unos 14.000 clientes propios y hasta 80.000 que trabajaban con las gestoras de fondos que adquirió recientemente a los bancos Liberbank y BMN. Esto supone que las gestoras de inversión colectiva mueven unos 4.000 millones, incluyendo los más de 800 millones de las Sicav (sociedades de gestión de patrimonios con ventajas fiscales).

Ayer por la tarde, Interdin Bolsa Sociedad de Valores, filial de Banco Madrid, solicitó su Intervención a la CNMV y bloqueó el reembolso de saldos de clientes a la espera de instrucciones de los interventores del supervisor, según informó la sociedad. El objetivo era “preservar las posiciones y saldos” de los clientes.

Según fuentes del mercado, lo más probable es que la CNMV busque un comprador para las gestoras de Banco Madrid, así como un banco depositario de los valores. Una vez que logre este objetivo, que también deberá ser relativamente rápido en el tiempo, los clientes no deberán verse afectados en la rentabilidad de los productos. El mayor riesgo es la estampida, es decir, que se empiecen a pedir reembolsos de las inversiones y se vendan los activos a bajo precio.

Por eso, la Organización de Consumidores (OCU), afirmó ayer: “Ahora es importante mantener la calma para evitar pérdidas: un aumento de los reembolsos podría obligar a los gestores a malvender los activos de los fondos”, advirtió.

La decisión del Banco de España y de la CNMV pretenden lo mismo: evitar una salida de dinero por el pánico de los clientes y que asuman las minusvalías los que se mantengan en el banco. Además, el organismo que dirige Luis Linde actúa convencido de que Banco Madrid es una marca con valor cero, sobre todo desde el ingreso en prisión de su consejero delegado. Con este proceso de liquidación ordenada, el coste del escándalo recaería sobre los accionistas de la entidad, la familia Cierco.

Ejecutivos financieros consultados ayer señalaron que la marca “ya no vale nada, pero sí tienen mucho valor sus clientes, que ya están siendo tentados por los competidores. Ahora lo que más valor tiene son los clientes ricos porque son los que proporcionan mayor margen financiero porque consumen muchos productos”.

Ahora el problema es para los empleados de la entidad, ajenos casi en su totalidad, a las malas prácticas de unos gestores. Algunos podrán encontrar trabajo en la banca de inversión, sobre todo los gestores de patrimonios, pero parte de la plantilla, dedicada a labores administrativas, tendrán más difícil su recolocación en un sector que está cerrando oficinas por la caída del negocio.

Mientras tanto, las autoridades andorranas están luchando en otra posición. Permiten la retirada limitada de dinero, aunque es posible que la fuga de depósitos de BPA y la enorme dificultad para operar con otras entidades en euros, obligue al Principado a tomar decisiones más drásticas. Por supuesto, en dólares, BPA no puede operar desde el martes 10 de marzo.

El problema de BPA es que es difícil que pueda ser adquirido por alguno de sus competidores, ya que el valor de la marca es cero tras su intervención y detención del consejero delegado, Joan Pau Miquel Prats. Un ejecutivo del sector apuntaba ayer gráficamente que “para España esto una muy pequeña crisis, pero para Andorra se ha caído el 20% de su sistema, es decir, es su caso Bankia”. De todas formas, el sistema financiero ha demostrado más de una vez que tiene una enorme capacidad de contagio.