Isabel dos Santos desafía la opa de Fainé sobre BPI

Isabel dos Santos desafía la opa de Fainé sobre BPI

La opa de Caixabank sobre el banco portugués BPI tiene un obstáculo: Isabel dos Santos. La empresaria angoleña, que posee el 18,6% del banco frente al 44,1% del banco español, no solo se ha mostrado contraria a la opa, sino que tiene otra idea: que BPI se fusione con BCP, donde los accionistas angoleños tendrían más peso que los españoles.

El representante de Dos Santos en el consejo de BPI, Mário Leite Silva, ha difundido unas declaraciones por escrito en donde insiste en avanzar en la idea de la fusión; para ello pide que el consejero delegado del BPI, Fernando Ullrich, comience las negociaciones con BCP, que ya ha mostrado su receptividad. "Caixabank debe alterar las condiciones de la opa o retirarla", ha manifestado Leite Silva al diario Económico.

"Esperamos que BPI se pronuncie en breve sobre el reto lanzado por Santoro (sociedad inversora de Dos Santos) pues creemos firmemente en el potencial y creación de valor de operaciones de este tipo que traen mayor racionalidad al sector financiero portugués", dice Leite Silva.

La pasada semana, el consejo del BPI rechazó por unanimidad la opa de Caixabank por considerarla que su oferta de 1,32 euros por acción es insuficiente, pues el valor justo, a su entender, supera los 2,4 euros. Aparte de ese acuerdo, la representación angoleña, muy crítica con Caixabank, insistió en tratar la fusión con BCP.

Pese al revés, CaixaBank no ha retirado la opa ni ha aumentado la oferta. En su comunicado del viernes pasado, el banco español señaló que "no puede evaluar una eventual fusión entre BPI y BCP cuyos términos no fueron todavía propuestos". Para Leite Silva, el comunicado es una puerta abierta a que se conozcan los términos y, para ello, desea que el consejo de BPI hable con BCP. De repente, la iniciativa ha dejado de estar en manos de Caixabank, accionista mayoritario de BPI, y pasa a las de Santoro, con el 18,6%. Sin embargo, Caixabank no puede imponer en el consejo su 44,1% de capital pues su derecho de voto es de solo el 20%. De hecho, el objetivo de la opa es desbloquear ese límite de votación, lo que le permitiría mandar en BPI.

Pero la oferta de Dos Santos no deja de levantar sospechas. La Comisión del Mercado de Valores la tiene bajo investigación por si hubiera habido una "manipulación manifiesta" para alterar el precio de las acciones de los dos bancos.

Leite Silva insiste en la oportunidad de crear el mayor banco portugués, con negocios en Portugal, Angola, Mozambique y Polonia, "lo que generaría valor para el BPI y sus accionistas". Sin embargo, con esta operación, Caixabank conseguiría todo lo contrario a lo que aspiraba con la opa: de mandar a estar en minoría. La fusión también acarrearía el despido de miles de trabajadores y el cierre de cientos de oficinas. Además, debería contar con la aprobación de las autoridades europeas, ya que el BCP aún tiene  préstamos de fondos comunitarios por devolver.

Al tener, Sonangol, la sociedad petrolífera estatal de Angola, el 20% de BCP, junto al 18,6% de Santoro en BPI, convertiría a la familia de Eduardo Dos Santos, presidente de Angola, en el primer accionista del banco resultante. 

De momento, Caixabank no ha contestado a la propuesta de Leite Silva, pero tendrá ocasión de hacerlo en el consejo de BPI del viernes, donde, a diferencia de la anterior reunión, sí asistirán los cuatro representantes del banco español. Sobre la mesa, una propuesta no-vinculativa para adquirir Novo Banco, pues el plazo se cierra el día 20, y también la concreción de los planes de Dos Santos para fusionar BPI con BCP.