Los inversores extranjeros ya tienen más de la mitad de la deuda española

Los inversores extranjeros ya tienen más de la mitad de la deuda española

Los extranjeros elevaron su inversión en deuda española 14.800 millones en enero, un 4%, con lo que suman ya 377.285 millones, más de la mitad de la deuda y un nuevo máximo histórico, según datos del Tesoro.

De esta forma, los inversores foráneos mantienen la tendencia del año pasado, en el que elevaron su inversión en deuda un 20%. Los foráneos recuperaron el ritmo inversor en agosto de 2012, cuando volvieron a acudir a los mercados y retomaron el puesto de principal inversor en deuda que les había arrebatado la banca nacional.

Desde entonces y a lo largo de 2013 y 2014 han ido poco a poco elevando sus inversiones, salvo algunos 'parones' concretos, como el que coincidió con el rescate de Chipre. Exceptuando esos momentos, los inversores foráneos han ido invirtiendo cada vez más en deuda, con aumentos de incluso más de 20.000 millones en algunos meses.

El estancamiento europeo tampoco afectó mucho a las compras de los extranjeros, que siguieron viendo a España como un valor seguro y elevando sus tenencias de deuda a pesar de la baja rentabilidad que ha ofrecido el Tesoro por sus títulos.

De hecho, la rentabilidad de todas las letras y algunos bonos estaba ya por debajo del 1% a cierre de 2014 y llegó incluso a tocar tipos negativos en el mercado secundario en el caso de las letras a tres meses, el papel a más corto plazo que vende el Tesoro.

Actualmente, las letras y los bonos se mantienen en mínimos, con el interés de las referencia a más corto plazo en el 0% y el de los bonos a tres y cinco años por debajo del 1%. La rentabilidad del papel a diez años, por su parte, ha marcado un nuevo mínimo y se ha situado esta semana en el 1,19%.

Las bajas rentabilidades no han afectado a los inversores extranjeros, pero sí a los pequeños inversores, que huyeron de estos intereses a lo largo de 2014 y redujeron sus tenencias de deuda un 18% en el conjunto del ejercicio. Sin embargo, en enero las aumentaron hasta los 4.834 millones, un 16,5% más.

La banca, segundo gran inversor

De la misma forma, la banca española, que sostuvo las inversiones del Tesoro los meses en que los extranjeros dejaron de comprar, cerró 2014 con un descenso de 6.106 millones de euros, pero ha vuelvo a aumentar las compras en 7.500 millones en enero, un 4,15% más.

Así, la banca cuenta ahora 189.900 millones en deuda española, el 25,26% del total y se mantiene como segundo gran inversor por detrás los compradores extranjeros.

Tras la banca se sitúan las entidades de seguros, con el 7,54% del total (56.713 millones) y las administraciones públicas, que aumentaron sus compras un 4,75% en enero y acumularon el 7,39% del total. Por detrás quedan los fondos de inversión, con el 4,45% (33.449 millones) y las empresas no financieras con el 2,14% (16.055 millones).

Los que menos deuda acumularon en el primer mes del año fueron los fondos de pensiones, con el 2,14% (16.055 millones); las empresas no financieras, con el 1,65% (12.416 millones); otras instituciones financieras, con el 0,74% (5.538 millones) y las personas físicas, con el 0,64% (4.834 millones).