El interés de bonos españoles, en mínimos tras las compras del BCE

El interés de bonos españoles, en mínimos tras las compras del BCE

A los pocos minutos de que agencias financieras como Bloomberg empezaran a dar cuenta de las primeras compras de bonos públicos por parte del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado secundario, la institución que preside Mario Draghi confirmó oficialmente que el programa de compras de deuda pública había dado comienzo este lunes, tal y como estaba previsto. Su impacto en los mercados financieros ha sido liviano, tras más de mes y medio de ajustes desde que Draghi anunciara el plan. Pero ha sido suficiente para que, al cierre de los mercados europeos, la rentabilidad de los bonos españoles a los plazos más cortos (dos y tres años) y más largos (15 y 30 años) marquen nuevos mínimos. 

El interés de los bonos a dos años apenas pasó del 0,1% al cierre de las Bolsas europeas, un rendimiento del que nunca ha bajado (el interés se mueve en sentido contrario al valor de los bonos, más alto por el empujón a la demanda de títulos que da el BCE). El bono a diez años, la referencia más seguida, se sitúa en torno al 1,27%, ligeramente por encima del mínimo marcado la semana pasada (1,26%). La revalorización de los bonos (o la caída del rendimiento ofrecido) ha sido generalizada, con la única excepción de Grecia, donde las dudas sobre el visto bueno europeo al plan de reformas de Atenas, penalizaron los títulos griegos.

Además de llevar los intereses de los bonos a mínimos históricos, el anuncio del plan, a principios de año, ha servido para depreciar el euro hasta rondar la paridad con el dólar. En la sesión de este lunes, la reacción era muy limitada: el euro ha oscilado alrededor de los 1,08 dólares. Por su parte, y tras haber subido de media cerca de un 15% en lo que va de año, las Bolsas europeas se anotaron ligeros retrocesos (un 0,4% en el caso del Ibex 35), con la excepción de Fráncfort (0,27%)

La institución utilizó su cuenta oficial en Twitter para corroborar que "el BCE y los bancos nacionales centrales del Eurosistema" habían comenzado la adquisición de títulos. Un portavoz del banco central rechazó confirmar con qué títulos había comenzado el programa de compras, con el que el BCE pretende elevar la inyección monetaria hasta los 60.000 millones de euros al mes, de los que cerca de 45.000 corresponderán a deuda pública y el resto a títulos privados (cédulas hipotecarias o titulización de deuda corporativa) cuya adquisición ya estaba en marcha.

En los mercados, según información recopilada por Bloomberg, se aseguraba que ya había habido transacciones de bonos alemanes, italianos, belgas, franceses y españoles. También que los bancos centrales nacionales, a los que se les ha encomendado las adquisiciones, bajo coordinación del BCE, empezaron con operaciones no demasiado grandes. El Banco de España no confirmó operaciones con títulos españoles.

Más allá de cuáles sean las operaciones en este primer día, la proporción de títulos que se comprarán está determinada por el peso de cada país en el capital del BCE. En el caso de España, las primeras estimaciones del BCE apuntaban a que se comprarán hasta 100.000 millones en bonos (el 10% de la deuda pública española en circulación), de los 1,14 billones que se ha previsto adquirir en deuda pública y privada hasta septiembre de 2016.