Tres operadores concentran el 90% de la telefonía y banda ancha

Tres operadores concentran el 90% de la telefonía y banda ancha

El mercado de telecomunicaciones español creció en 2014, tanto en fijo como en móvil. La mala noticia es que, tras las operaciones de adquisición y fusiones emprendidas durante el año, el pastel vuelve a ser cosa de tres. Telefónica, Vodafone (fusionada con Ono), y Orange (en proceso de adquisición de Jazztel) concentran prácticamente el 90% de la banda ancha fija y de las líneas de móvil. El camino recorrido desde 1998, cuando se liberalizaron las telecomunicaciones y surgieron decenas de operadores que competían entre sí, ha llegado casi al mismo punto de salida con tres únicos competidores.

Aunque los ingresos del sector no se hayan recuperado, 2014 fue un año de despegue para las telecomunicaciones. El mercado de telefonía móvil ganó 531.000 líneas, y cerró con un parque de 50,6 millones de líneas, lo que supone un incremento del 1,1% respecto a un año antes. Por su parte, las líneas de banda ancha fija aumentaron en 721.722 conexiones durante 2014 y supusieron un incremento del 5,9%. El año cerró con 12,94 millones de líneas de banda ancha, lo que representa una proporción de 27 líneas por cada 100 habitantes.

Las líneas que más crecieron fueron las de fibra hasta el hogar (FTTH) que superaron superó el millón y medio (1.563.036), casi triplicando las que había un año antes, con un crecimiento interanual del 154,1%. Las de cable (HFC) también sumaron 125.000 nuevas líneas hasta los 2,15 millones. En lo que respecta a la telefonía fija, se mantuvo estable y al final del ejercicio se contabilizaron un total de 18,898 millones de líneas y una proporción de 40,5 líneas por cada 100 habitantes.

Aunque la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sigue sin desagregar los datos de Ono y Jazztel, y sin incluir los operadores móviles virtuales que son propiedad de los tres grandes, lo que distorsiona la realidad del sector, lo cierto es que el grado de concentración del mercado ha crecido notablemente. En banda ancha fija, Telefónica posee el 44,3% de cuota; Vodafone (más Ono), el 21,4%; Orange, el 11,2% y Jazztel, el 12%. Teniendo en cuenta que estas dos últimas operadoras están en proceso de fusión por absorción, pendiente tan solo de la aprobación de las autoridades de Competencia de la UE, el 89% del mercado estaría en manos de tres operadores.

En líneas de banda ancha ultrarrápida (fibra óptica y cable), la concentración es aún mayor. De los 1,56 millones de fibra que había a cierre de diciembre de 2014, 1,3 millones pertenecen a Telefónica, Y de los 2,15 millones que contabiliza el cable, 1,5 son de Vodafone.
Esos tres operadores también acaparan el 89% del mercado de la telefonía móvil, que Telefónica sigue liderando (31,7% del total), pero ya le pisan los talones sus rivales: Vodafone (29,2%) y Orange, incluyendo sus marcas Simyo y Amena y la opada Jazztel, el 28,5%.

Europa vive un proceso de consolidación o concentración al que no es ajeno el mercado español. La CNMC dejó en manos de Bruselas la operación de fusión entre Vodafone y Ono, que se aprobó sin condiciones. No obstante, cambió radicalmente su postura, cuando en septiembre Orange lanzó una opa sobre Jazztel por 3.400 millones de euros, y reclamó a la UE el expediente. Pero esta vez ha sido Bruselas la que ha denegado la petición del regulador español, y serán sus autoridades de Competencia las que tramiten el expediente.

El organismo de competencia europeo liderado por la comisaria Margrethe Vestager remitió a finales de febrero a Orange un documento que incluye una serie de objeciones para la aprobación de la operación, por lo que esta no se podrá concretar hasta el segundo trimestre de este año.