“Es falaz contraponer el interés del contribuyente con el de Bankia”

Después de un mes de tensión, como admitió el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, por la negociación de quién pagaba los 780 millones de costes posibles de las demandas judiciales por la salida a Bolsa de la entidad, llegó el acuerdo. Pero Goirigolzarri ha querido dejar clara su postura, que es crítica con quien defendió que debía pagar todo Bankia y nada el Estado, postura sostenida por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Goirigolzarri explicó, tras la presentación de los resultados, que los intereses de la entidad se alinean con los de los contribuyentes españoles, por lo que considera "falaz" contraponerlos y negó con rotundidad que se planteara dejar su puesto en el banco ante las discrepancias vividas durante las negociaciones sobre el reparto de estos costes.

Goirigolzarri ha justificado su posición recordando que el Estado controla, a través de BFA el 62,6% de Bankia, "por lo que cada diez céntimos de incremento en la acción de Bankia elevarían el valor de la entidad en Bolsa en unos 1.151 millones, de los que unos 714 millones son del Estado". "Que Bankia vaya bien y genere valor es una gran noticia para los españoles y para los contribuyentes. Buscar y desear que a Bankia le vaya mal es desear que a los contribuyentes les vaya mal", ha afirmado Goirigolzarri en alusión a la devolución de las ayudas públicas percibidas. Este mensaje también iba destinado a los partidos políticos, no el PP, que Bankia considera que mantienen una actitud muy agresiva contra la entidad.

Aclaró que ha vivido la negociación con las distintas autoridades con "absoluta tranquilidad". El presidente de Bankia se ha mostrado comprensivo sobre las "distintas perspectivas" sobre el reparto de las indemnizaciones, aunque ha admitido "tensiones positivas". Con todo, ha declarado que los consejos tanto de BFA como de Bankia han quedado "muy satisfechos" con la solución adoptada por ser "equilibrada".

Pelea contra los inversores de la salida a Bolsa

Goirigolzarri ha garantizado, no obstante, que pese a realizar esta provisión, la entidad defenderá en los tribunales los "derechos de los accionistas y de los contribuyentes" en las demandas civiles que los minoristas presenten por la salida a Bolsa.

En este sentido, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha admitido que el coste final por las indemnizaciones podría ser "inferior" a los 780 millones provisionados por el grupo BFA-Bankia. En el escenario más optimista, ha manejado que las contingencias se acerquen a los 500 millones.

El 'número dos' de Bankia ha descartado que los inversores institucionales también reclamen su inversión en la salida a Bolsa, pese a que algunos de ellos, como Mapfre, han dejado abierta esta posibilidad. "No tenemos ahora demandas de institucionales, ni tampoco, francamente, las esperamos", ha asegurado Sevilla.

Durante su explicación de las negociaciones para dirimir el reparto del coste por la Oferta Pública de Suscripción de acciones (OPS), Goirigolzarri ha incidido en que Bankia "es un banco diferente", ya que tiene que cumplir un "duro" plan de recapitalización tras ser nacionalizado.

Además, ha querido dejar claro que la imagen de la entidad se ve "salpicada" por hechos ocurridos en el pasado, pero que "influyen" en la Bankia actual. El presidente de Bankia ha reconocido que cuando decidieron hacer públicas los escandalosos gastos de los titulares de las tarjetas 'black' fue "muy consciente" de los efectos que iba a tener sobre la imagen del banco.

"En ningún caso dudamos del camino a seguir, el de la transparencia y la profesionalidad", ha defendido, para más tarde admitir que se analizó cambiar el nombre de la entidad tras su nacionalización para evitar el vínculo con el pasado. "Pero pesaron más los 'pros' de mantenerla", ha precisado.

Goirigolzarri ha negado que las negociaciones sobre la carga de las indemnizaciones vayan a afectar a las acciones de Bankia, por lo que no ha descartado la venta de otro paquete de títulos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en este ejercicio. "Tiempo hay, acabamos de empezar el año", ha resumido. Por último, el presidente de Bankia se ha congratulado de la "transformación anímica" del equipo de la entidad y de la mejora de la confianza de los clientes, lo que está permitiendo avanzar en el plan estratégico. "Podemos decir con claridad que los contribuyentes participan hoy en un banco sólido rentable y con buenas perspectivas futuras", ha remachado.