Fomento adjudica un mínimo de 25 títulos de AENA a 88.972 inversores

Fomento adjudica un mínimo de 25 títulos de AENA a 88.972 inversores

AENA está a punto de culminar con éxito la mayor privatización realizada en España en casi 18 años. Enaire, empresa dependiente de Fomento que es dueña de AENA, fijó ayer el precio definitivo de la colocación en 58 euros por acción, un precio que supone valorar la compañía gestora de los aeropuertos españoles en 8.700 millones de euros. A diferencia de las grandes privatizaciones de la década de los noventa, esta vez los pequeños inversores desempeñan un papel marginal. La mayor parte de la demanda de los particulares ha quedado insatisfecha, pero aun así, los 88.972 inversores que han pedido acciones han logrado un mínimo de 25 títulos y el 9,2% de acciones solicitadas por encima de esa cifra..

Las ofertas públicas de venta (OPV) de acciones de Telefónica o de Endesa de finales del siglo pasado llegaron a incorporar a más de un millón de accionistas cada una al capital de las compañías. Las privatizaciones de Argentaria, Repsol, Tabacalera o Indra también captaron cientos de miles de accionistas. En aquella etapa, el Gobierno apostaba porque los pequeños inversores fueran protagonistas en las privatizaciones en una suerte de capitalismo popular. Esta vez, sin embargo, el Gobierno ha preferido que sean los grandes inversores los protagonistas.

Pese a la altísima demanda registrada en el tramo minorista (que ha sido de 1.073 millones de euros, unas 4,85 veces el número de acciones finalmente destinado a ese tramo), el Gobierno ha decidido esta vez no ampliar el número de acciones destinadas a los particulares. Ello, a pesar de que el tramo institucional ha recibido las acciones del 21% de AENA que estaban reservadas inicialmente a los socios de referencia (Alba, Ferrovial y The Children Investment Fund (TCI)), cuyos contratos han quedado sin validez al haber superado el precio de colocación el máximo que fijaron en sus ofertas para entrar en el núcleo duro.

Sin embargo, AENA indica a la CNMV que TCI "conservará su puesto en el consejo puesto que adquirirá una participación significativa" al haberle sido adjudicada la propuesta de compra de un 6% formulada a través del tramo de inversores cualificados.

De ese modo, a los pequeños inversores se les han adjudicado solo 3,8 millones de acciones acciones por importe de unos 221 millones de euros, el equivalente al 2,5% del capital de AENA. Además, de esa cifra, una décima parte estaba reservada a los trabajadores de la empresa, que no han pedido todas las acciones disponibles para ellos sino solo 119.434, que les han sido adjudicadas íntegramente.

El tramo minorista ha quedado en 3.698.748 acciones. Eso ha sido suficiente para que cada inversor reciba un mínimo de 25 acciones, lo que supone una inversión de 1.450 euros al precio de colocación. A partir de ahí, han logrado el 9,2% de las acciones solicitadas por encima de esa cifra.

En cambio, a los grandes inversores les han correspondido 69,68 millones de acciones (contando las reservadas para el ejercicio de una opción de compra conocida como green shoe), lo que supone el 46,5% del capital de la empresa. Suponiendo que se ejercita el green shoe, la privatización supondrá para el Estado unos ingresos brutos de 4.263 millones de euros que permitirán reducir ligeramente la deuda pública.

La fortísima demanda registrada (de 5.10 veces la oferta en el tramo institucional) ha permitido al Gobierno, de acuerdo con los bancos colocadores situar el precio por encima de la banda inicialmente prevista en la oferta pública de venta (que iba de 43 a 55 euros), y que fue revisada al alza la semana pasada (pasó de ser de 53 a 58 euros, aunque los bancos dieron indicaciones de que el mínimo efectivo eran 55 euros).

Las peticiones de inversores particulares e institucionales cubrieron ampliamente la oferta en las primeras horas de colocación y la demanda ha ido aumentando desde entonces. Hoy se terminarán de seleccionar las peticiones de grandes inversores a las que se adjudican acciones. En una operación de este calibre hay demanda de la inmensa mayoría de los grandes nombres de la inversión institucional.

Al precio de colocación, el valor de AENA situaría a la compañía como la 20ª empresa española con mayor en Bolsa, por detrás del Banco Sabadell y por delante del Popular. No obstante, habrá que ver el precio que fija el mercado cuando empiece a cotizar para ver cuál es su puesto. La compañía está llamada a formar parte del Ibex 35 en cuanto sea posible incluirla en una revisión de los componentes del índice.

Las acciones de AENA empezarán a cotizar mañana en el mercado continuo español.