El Gobierno limita los intereses que las comunidades pagarán a la banca

El Tesoro Público está pagando los intereses más bajos de la historia por financiarse y el Gobierno prefiere que las comunidades autónomas obtengan sus recursos a través del instituto emisor en lugar de por su cuenta, en el mercado, con el objetivo de que se beneficien de ese ahorro de intereses. El Ejecutivo aprobó nuevos mecanismos de liquidez el pasado diciembre con este fin y ahora ha decidido reforzar el plan limitando los intereses que las regiones pueden pagar a los bancos cuando piden los créditos directamente, que solo podrán ser hasta 30 puntos básicos (o 0,3 puntos porcentuales) por encima de lo que paga el Tesoro.

En concreto, el Ejecutivo ha introducido nuevos criterios de prudencia financiera para las operaciones de crédito que los 15 Gobiernos autónomos acogidos al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) realicen con la banca. En la financiación a menos de un año, las regiones no podrán pagar intereses de más de 30 puntos básicos por encima de los que paga el Tesoro por la deuda a ese mismo plazo, según explicaron a este diario fuentes del Ministerio de Economía. Asimismo, en las operaciones de más de un año, de reestructuración o refinanciación de otras deudas, el sobrecoste respecto al Estado no puede superar los 20 puntos básicos.

La filosofía de fondo es que, en tanto que todas las comunidades pueden acogerse a préstamos del Gobierno a coste cero gracias a los fondos puestos en marcha en diciembre, no tienen sentido unas primas muy superiores.

Las únicas comunidades autónomas que han declinado acogerse a esta segunda versión del FLA son País Vasco y Madrid, que, por tanto, sí puede emitir bonos en el mercado sin necesidad de la autorización del Tesoro. Pero a estas el Gobierno también les aplica criterios de prudencia financiera desde que se creó el FLA en 2012. Ese año, no podían colocar bonos en el mercado con una prima superior a los 250 puntos básicos respecto al Tesoro (que pagó ese año un interés medio efectivo del 3,01% en las nuevas emisiones).

Conforme los costes se suavizaron para el Estado, también se fue rebajando este diferencial de interés permitido y a finales de 2014 llegó a 75 puntos básicos. Ahora, con un interés medio de emisión del Tesoro del 1,03% a fecha de 31 de enero, el Gobierno va a volver a bajar este límite de sobrecoste por apelar a la financiación de los mercados.

La Comunidad de Madrid rechazó acogerse a los créditos gratuitos articulados por el Gobierno alegando, entre otros motivos, que no supone tanto ahorro como el defendido por el Ejecutivo. El Ministerio de Hacienda calculó que el ahorro por la financiación al 0% sumaría unos 2.300 millones de euros. En total, con otros instrumentos de liquidez, como el plan de pago a proveedores, el ahorro alcanzaría los 5.811 millones.

Las medidas de financiación puestas en marcha por el Gobierno implican concentrar la financiación de las administraciones a través del Tesoro, que paga mucho menos que estas, pero se pierde independencia e implica de facto una salida de las Administraciones autonómicas del mercado y el retorno puede no ser fácil, según explican fuentes financieras.

El Tesoro también está negociando con la banca para subrogar los vencimientos de deuda suscrita con entidades financieras (no por la emisión de bonos o letras) y espera alcanzar un acuerdo a lo largo de febrero. Según datos de los presupuestos de las comunidades recogidos por Analistas Financieros Internacionales (AFI), en 2015 hay amortizaciones de 23.345 millones de euros y el endeudamiento bruto suma 34.068 millones.

El objetivo del es sustituir el importe de los vencimientos por un crédito del Estado por la misma cantidad, pero a un coste mucho más bajo. El Gobierno busca agrupar todos los créditos en un con canda entidad, aunque también se plantea una subasta competitiva a través de la cual se suscribía el crédito con la entidad que ofrecía el coste más competitivo para las arcas públicas.