“Europa no era competitiva antes de la crisis ni lo es ahora”

“Europa no era competitiva
antes de la crisis ni lo es ahora”

A Patrick De Maeseneire (Bélgica, 1957), que lleva desde mediados de 2009 al frente de Adecco Group, le ha tocado lidiar con la mayor crisis económica que se recuerda, algo que para una compañía especializada en la contratación de personal, sobre todo de carácter temporal, es un varapalo. Tras un importante recorte de gastos, la empresa de recursos humanos está aumentando sus ingresos y sus beneficios a ritmos del 4% en la última parte de 2014. Salvo en España y Portugal, donde su crecimiento es del 21%, el nivel más elevado de los 60 países en que está presente, pese a registrar el paro más alto de Europa.

De Maeseneire ha participado en el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) de Davos, localidad en la que ha tenido lugar esta entrevista, y donde Adecco ha presentado su Índice Global de Competitividad de Talento, elaborado en colaboración con la escuela de negocios Insead y en el que España ocupa el número 30 del mundo, por detrás de países como Irlanda, Estonia o Chile, y se sitúa seis puntos por debajo de la media de los 93 Estados analizados, porque “carece de un marco regulador y de mercado que promueva la competencia, la innovación y los negocios, dice el informe de 330 páginas.

Pregunta. ¿Cómo ve el mercado laboral en Europa ahora que la economía se enfría?

Respuesta. El desempleo es todavía muy alto en Europa, está en niveles del 11,5%, el doble que en Norteamérica, donde se sitúa en el 5,6%. El gran problema de Europa es que no es lo suficientemente competitiva y que el paro juvenil es muy elevado, está en una media del 23,5% y en algunos países, como España, se encuentra cerca del 54%, lo que quiere decir que uno de cada dos jóvenes está sin trabajo. Europa no era competitiva antes de la crisis y sigue sin serlo ahora cuando se le compara con Asia o con el Este de Europa. Las cosas están cambiando algo, con la bajada del coste de la energía, se está volviendo más competitiva.

P. ¿Y qué opina de España, que crece a mayor ritmo?

R. En España ha habido una gran devaluación. Los costes salariales han bajado un 17% y en algunas compañías como Telefónica se han reducido un 25%. España lo está haciendo bien, está creciendo otra vez, el desempleo está bajando, era del 25% y ahora es del 23,5% de la población activa, aunque todavía es un porcentaje alto, la situación está mejorando y va a seguir mejorando porque la economía española es una de las pocas de Europa que está creciendo, junto a Reino Unido y los países nórdicos.

P. ¿De qué depende que Europa y España vuelvan a ser competitivas?

“España lo está haciendo bien, es uno de los pocos países que crece”

R. España lo está haciendo mejor que otros países, mejor que Italia, mejor que Francia… Si vemos el crecimiento económico, España se ha vuelto competitiva dentro de Europa. Para que el desempleo se reduzca y los jóvenes puedan emplearse, tenemos que atraer más industria, más servicios y tenemos que desarrollar más flexibilidad laboral. Si las empresas pueden contratar a alguien por cierto periodo de tiempo y si la barrera para dejarle ir es flexible, se arriesgarán a contratar más.

P. ¿Cuándo podrá alcanzar Europa a EE UU en términos de competitividad?

“Es absolutamente posible crear un millón de trabajos en dos años”

R. Con la depreciación del euro de en torno al 15% en los últimos seis meses, Europa se ha vuelto un 15% más competitiva en la economía global. Pero el problema comparado con Estados Unidos son los costes de la energía. En EE UU un producto que cuesta 100 tiene un coste energético de 3, en tanto que en Europa ese mimo producto tiene un coste de producción de 116 y un coste energético de 9. Ahora que los precios del petróleo están un 50% más bajos que hace un año, y está previsto que se sigan manteniendo bajos al menos un par de años, las compañías se han vuelto más competitivas. Y a partir del verano las cosas van a mejorar en Europa, en España ya han comenzado a hacerlo, pero en otros países como Francia pueden retrasarse más.

P. ¿Qué sectores cree que tirarán más de la economía?

“Para reducir el paro se debe atraer industria y servicios y ganar flexibilidad”

R. Europa necesita atraer más industria, que la producción se quede aquí para garantizar el futuro. Las áreas con un horizonte de mayor crecimiento serán las que tienen que ver con la energía verde, las médico-farmacéuticas y de salud, en general, y todo lo relacionado con el mundo digital. Precisamente una de las causas del éxito de EE UU es que ha abrazado el mundo digital y está creando nuevos trabajos alrededor de Internet. Lo que tiene que hacer Europa es generar un entorno en el que se desarrollen los emprendedores.

P. ¿Cree que España va a poder crear los puestos de trabajo que anuncia el Gobierno?

“A partir del verano la economía europea mejorará, salvo en Francia”

R. Nosotros, como industria, somos un índice adelantado de lo que va a ocurrir en el mercado en los próximos seis o nueve meses, y el hecho de que estuviésemos creciendo al 21% en 2014 y continuemos haciéndolo, es un buen indicador de que en España es absolutamente posible que se generen entre 800.000 y un millón de puestos de trabajo en dos años con una población activa de 22 o 23 millones de personas. Si España sigue tan competitiva como actualmente, no va a haber mucho incremento de la productividad, lo que aumentará será la contratación de mano de obra.

P. ¿Qué previsiones de negocio tienen de cara al año que acabamos de empezar?

R. Si la economía europea crece por encima del 1%, nuestro actividad podrá aumentar el 7% u 8% en 2015. Porque, al principio, lo comprobamos ya en España, las compañías sólo hacen contratos temporales y, por tanto, el efecto en nuestro negocio no es exponencial. Actualmente estamos muy fuertes en Estados Unidos, en Europa del Este y en Asia. El problema ha estado en el continente europeo, especialmente en Francia, que ahora se comporta mejor, y la bajada de los costes energéticos está teniendo un efecto positivo en la evolución de nuestra compañía.

P. ¿Están pensando en comprar nuevas empresas, como hicieron el año pasado con OnForce?

R. Centramos nuestras inversiones en tecnología, que es la prioridad. Pero estamos dispuestos a hacer adquisiciones fuera de nuestro negocio principal, el trabajo temporal; en áreas como el outplacement (recolocación) o las plataformas tecnológicas…