El Corte Inglés entreabre sus libros

El Corte Inglés entreabre sus libros

El Corte Inglés no cotiza en Bolsa. Esto ha permitido tradicionalmente al gigante de los grandes almacenes gestionar con celo los detalles de su negocio. La compañía, sin embargo, ha lanzado su primera emisión de bonos, colocados por Hipercor. La llamada a la puerta de los mercados exige a cambio elaborar un folleto detallado destinado a los posibles inversores, donde la compañía revela algunos datos. Entre otros, el nombramiento de una nueva consejera, que se llevó a cabo el 16 de diciembre: Marta Álvarez, la hija del presidente Isidoro Álvarez, que falleció el año pasado.

El Corte Inglés abre sus libros, pero solo un poco. La identidad de sus accionistas, por ejemplo, prefiere reservársela, y se limita a señalar que más de la mitad de los títulos están en manos de la Fundación Ramón Areces y Cartera de Valores IASA, la sociedad que controlaba Isidoro Álvarez. Sobre el nombramiento como consejera de las hijas de Álvarez el pasado diciembre tampoco ofrece más detalles, aunque fuentes jurídicas señalaron ayer que también la segunda hija del que fuera presidente del grupo se incorporará pronto al equipo de consejeros.

El Corte Inglés desvela en los documentos enviados a la autoridad bursátil de Irlanda —donde cotizarán los títulos de deuda— un repaso a temas que habitualmente no incluye en sus memorias anuales. Por ejemplo, detalla el enorme valor de su cartera inmobiliaria. “En septiembre de 2013 y marzo 2014, Tinsa Tasaciones Inmobiliarias, un tasador independiente español de bienes inmuebles, valoró la mayor parte del portafolio de edificios del grupo en un valor agregado de 15.126 millones de euros”, explica la compañía en su informe.

Este estudio de valor se realizó en todas las grandes propiedades de la compañía. Por formato de edificios, los grandes almacenes son los que mayor precio alcanzan, con 9.187 milones de euros. Le siguen los hipermercados, con 4.338 millones de tasación. Las tiendas de menor formato están valoradas en 803 millones. Y las oficinas e inmuebles de uso mixto, 797 millones. Por comunidades, en Madrid es donde se acumulan los edificios con mayor valor de tasación (4.823 millones), seguida de Andalucía (2.563 millones) y Cataluña (1.646 millones).

La compañía dedica uno de los apartados del folleto a explicar los litigios pendientes. Entre ellos, destacan los 115 millones de euros que tiene reservados para el pago de las tasas a las grandes superficies que exigen Cataluña, Aragón y Asturias. La empresa se ha negado tradicionalmente a abonar ese impuesto regional, por considerar que se solapa con un impuesto estatal, según explica a los inversores. Sin embargo, ante la decisión de Constitucional de 2012, que avaló la tasa, la compañía decidió provisionar esa cantidad. La historia, sin embargo, no está zanjada, ya que la Comisión Europea se ha mostrado recientemente en contra de este tributo, que exige modificar.

El grupo dedica parte del informe de los bonos a explicar a qué se dedica la compañía. Describe sus distintos comercios. Y a la hora de hablar de los grandes almacenes El Corte Inglés, detalla sus principales fuentes de ingresos. Moda, belleza y joyería suponen el 51,1% de su negocio: 3.858 millones. Libros, música, electrónica, juguetes y artículos deportivos aporta otro 22,4%, es decir, unos 1.647 millones. La alimentación, el 13,2%, y los productos del hogar y muebles, un 10,5%.

En la parte final del informe, dedicado a la contabilidad, se incluyen también algunos detalles sobre aspectos laborales. Por ejemplo, que el año pasado, en su plantilla de 93.223 empleados, solo había 12 mujeres en puestos directivos, frente a 186 hombres. Había 4.276 mujeres con cargo de supervisora, frente a 9.414 hombres. En los puestos comerciales, sin embargo, ellas eran mayoría: había 47.434 vendedoras frente a 18.283 vendedores.