Alierta delega en Linares la representación sectorial en la CEOE

Alierta delega en Linares la representación sectorial en la CEOE

Tras difundir un comunicado en el que daba como segura la incorporación de César Alierta, presidente de Telefónica y del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), en representación de las empresas de servicios de telecomunicación, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) rectificó para poner el nombre de Julio Linares, director general de la compañía. La razón argumentada es que se debió a un error de interpretación y que Alierta tiene muchas tareas como para añadir una más. No obstante, según fuentes de la empresa, este episodio no ennegrece las buenas relaciones que Alierta ha mantenido con Juan Rosell, presidente de la patronal en los últimos tiempos y que han reforzado las relaciones entre esta y el CEC.

Rosell, por otra parte, inicia con solo cuatro vicepresidencias su segundo mandato. Una de ellas es la que ocupa por cargo el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, y las otras tres han recaído en los presidentes de las patronales territoriales de Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana, Juan Pablo Lázaro, Joaquim Gay de Montellà y José Vicente González.

Rosell, que ha pactado con Garamendi, su contrincante en las elecciones, la composición de la nueva comisión ejecutiva y los responsables de las comisiones, ha decidido no contar con ningún vicepresidente de las organizaciones sectoriales. Esta circunstancia y el hecho de que no haya ninguna mujer en las vicepresidencias han originado alguna contestación en la reunión de la junta directiva que se está produciendo esta mañana en Madrid. No obstante, solo tuvo un voto en contra entre los más de 200 delegados.

Rosell prescinde, de esta forma, de algunos de los que le han acompañado en su primer mandato y con los que no acabó precisamente con una buena relación como es el caso de los presidentes de Confemetal (Javier Ferrer), Construcción (Juan Lazcano) y Seguros (Pilar González de Frutos). Los tres, no obstante, forman parte de la comisión ejecutiva y presiden las comisiones Industria y Energía (Ferrer), Infraestructuras e Inversiones (Lazcano) y Fiscal (González de Frutos).

Los dos primeros apoyaron a Garamendi y la única mujer que estaba en la cúpula de vicepresidentes mantuvo una posición neutral después de haber sido la primera en ser tentada por la oposición para enfrentarse a Rosell en las elecciones.

El cambio de estatutos de la patronal, ligados al nuevo Código Ético, ya redujo a cuatro el número máximo de vicepresidencias, que hasta entonces era de nueve. En la etapa de Gerardo Díaz Ferrán eran 21, número que había elevado casi al doble sobre los 11 de José María Cuevas.