Seat roza su récord de producción en España y hace 350 contratos fijos

Seat roza su récord de producción en España y hace 350 contratos fijos

El sector del automóvil vive una cierta euforia en España. Los datos de producción de 2014 han sido prometedores (ha aumentado un 8%, hasta los 2,4 millones) y fabricantes como Seat se han apuntado crecimientos que no habían visto desde hace 12 años. La planta catalana de Martorell del grupo Volkswagen ha producido 443.000 vehículos, una marca muy cercana a la de la del 2002 (455.000, su récord) que ha venido acompañada de 800 contrataciones, según datos avanzados este martes por el fabricante alemán. De ellas, 350 se han convertido en contratos indefinidos este mes de enero (el resto se reparten entre ETT y temporales).

“Las cifras del año pasado han sido muy positivas, nos han igualado a los resultados antes de la crisis”, destacó el presidente de la marca, Jürgen Stackmann, en un encuentro en Madrid donde aseguró que la marca ha crecido en ventas un 10% en todo el mundo por el tirón europeo. Por primera vez, el grupo ha vendido más coches de la familia del León (un 39% del total) que del Ibiza (un 38%). Y tras unos años muy difíciles para su red comercial, se ha marcado como objetivo abrir 100 nuevos concesionarios en el continente, fundamentalmente en Alemania y Reino Unido. Matthias Rabe, vicepresidente ejecutivo de I+D de Seat, avanzó que el año próximo lanzarán el todoterreno urbano que se desarrolla en el centro técnico de Martorell donde trabajan 900 ingenieros. El éxito de Martorell está basado en el estreno del nuevo León y la buena marcha de ventas del Ibiza y del Audi Q3. La previsión para 2015 que la multinacional ha trasladado a los sindicatos es la de fabricar en España 15.000 coches más, un 3,4%.

En cuanto a los retos del futuro, el primero está en reducir las emisiones contaminantes, en línea con el objetivo 20/20 de la Unión Europea para el próximo lustro. En su presentación de esta mañana los ejecutivos de Seat estuvieron acompañados por el exministro de Industria socialista, Miguel Sebastián, que pronosticó que en 2016 "no se podrá circular por el centro de grandes ciudades como Madrid en coches que no sean eléctricos o en transporte público". Una visión que sin embargo no comparten del todo los fabricantes, que auguran una todavía larga vida a los motores de combustión. “La tecnología para la electromovilidad está ahí, pero no es el momento oportuno para Seat”, destacó Stackmann antes de apuntar que un desarrollo eléctrico añade entre 10.000 y 12.000 euros de coste por vehículo. Su camino es otro: están profundizando en la reducción de los consumos con motores de Gas Natural Comprimido (disponibles en los modelos León y Mii) que reducen emisiones por debajo de los 95 gramos por kilómetro recorrido y que pueden cubrir un trayecto equivalente a la distancia entre Barcelona y Madrid con 20 euros de combustible. En España el GNC apenas se utiliza debido principalmente a una red de repostaje insuficiente, pero en países como Italia se ha popularizado su uso.

El principal ejecutivo de Seat dibujó un futuro inmediato muy optimista para la marca en España y Europa siempre que se garantice la “estabilidad”, en referencia a la política, y los gobiernos tengan una mayor “sensibilidad frente a la I+D”.