El Tesoro apuesta por bonos ligados a la inflación y emitirá más a corto plazo

El Tesoro apuesta por bonos ligados a la inflación y emitirá más a corto plazo

España ha reforzado su apuesta por los bonos ligados a la inflación europea en un momento en el que los precios han entrado en negativo en la zona euro, según los datos de diciembre. El Tesoro Público ha anunciado este martes su intención de realizar al menos una subasta de títulos por trimestre referenciados al IPC y, según figura en su presentación, podrá hacerlo en la primera colocación de cada mes.

Estos títulos de deuda están vinculados a las expectativas de inflación de medio y largo plazo, por ello la secretaria del Tesoro, Rosa Sánchez-Yebra, señaló este lunes que los riesgos de deflación (caída generalizada y prolongada de los precios) no afectan a este programa. "En el escenario de medio y largo plazo no vemos un riesgo de deflación, además de que el inversor en este tipo de títulos nunca pierde el principal invertido", aunque el IPC baje, explicó.

En total, el Tesoro emitirá este 2015 un total de 239.000 millones de euros en bonos, letras y obligaciones, lo que supone una media de 650 millones diarios y un ligero descenso respecto a los 241.333 millones que colocó el año pasado. Si a este montante se le resta la cantidad destinada a cubrir los vencimientos las deudas existentes, la emisión de deuda neta se mantiene en el mismo nivel de 2014, unos 55.000 millones. Este montante, 8.000 millones superior a lo anunciado en septiembre, servirá para asumir las necesidades de financiación de las comunidades autónomas, tal y como avanzó en diciembre el Ministerio de Economía.

En concreto, con el nuevo Fondo de Financiación a Comunidades Autónomas y del Fondo de Financiación a Entidades Locales, el Tesoro proporcionará unos 39.869 millones de euros de financiación a comunidades y entidades locales. Como el Tesoro paga menos intereses por financiarse, el ahorro calculado ronda los 350 millones.

Las subastas ligadas a la inflación serán regulares este año

El Tesoro busca negociar con los bancos para asumir la deuda contraídas con los Gobiernos autónomos mediante una subrogación. "Si las conversaciones culminan con éxito, y así lo esperamos, subrogaremos el total", dijo la responsable del organismo.

La emisión de deuda a medio y largo plazo será inferior este año tanto en términos brutos (pasa de 142.230 a 141.996 millones de euros) como en netos (de 66.054 a 50.000 millones de euros), mientras que en corto plazo, es decir, en letras, aumenta en términos netos con relación al año pasado: de un saldo negativo de 10.413 millones (la diferencia entre las letras que vencieron y las que se emitieron) a uno positivo de 5.000 millones. En este sentido, Sánchez-Yebra, señaló que este incremento "solo supone volver a la normalidad, a los niveles de 2009, previos a la crisis" de 2011 y 2012, cuando España tenía mucha dificultad para financiarse en los mercados.

La secretaria del Tesoro señaló que la estrategia de este año es lo bastante "conservadora y flexible" como para afrontar, tanto turbulencias en los mercados por la situación política en Grecia, como para adaptarse al nuevo escenario que desencadene la esperada compra masiva y directa de deuda soberana por parte del Banco Central Europeo (BCE). Asimismo, negó, preguntada al respecto, que la irrupción de Podemos en el mapa político esté generando miedo entre los inversores.