Los técnicos de Hacienda critican los ceses en la Agencia Tributaria

La organización de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) criticó ayer que se han producido dos nuevos ceses en la cúpula de la Agencia Tributaria y reclamó una auditoría interna en el organismo “para determinar si está resolviendo eficazmente las inspecciones de los mayores grupos empresariales del país y de las grandes fortunas con imparcialidad y objetividad”. Para Gestha, este aspecto “parece estar detrás de los últimos ceses producidos en la cúpula del organismo”.

Gestha atribuye los ceses a “discrepancias irreconciliables” entre el jefe de la Oficina Técnica de Control de Grandes Contribuyentes, Manuel Menchero, encargado de resolver los recursos de las multinacionales y grandes fortunas, y su jefe de la Dependencia de Control Tributario y Aduanero de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes, Eduardo Córdoba.

Sin embargo, fuentes de la Agencia Tributaria citadas por Servimedia aseguraron que la dimisión de Menchero y de otros dos técnicos de Hacienda se deben exclusivamente a “discrepancias personales” y no a disensiones sobre ningún expediente.

En cambio, Gestha advierte de que “que si no se explican debidamente estas dimisiones se producirá un deterioro de la imagen de la Agencia Tributaria por la sensación de caos y manipulación política o económica que crece en el organismo en los últimos años”.

Para los técnicos de Hacienda, estas bajas “se suman a la falta de explicación de otros episodios controvertidos en la AEAT, como los ceses que motivó la no anulación de la sanción de 455 millones de euros a Cemex, la ausencia de investigaciones ante lagunas en el caso Noós o la interrumpida investigación de hace una década a la familia Pujol, entre otros casos”.

Por su parte, el PSOE pidió la comparecencia del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que explique estas dimisiones. El portavoz de Hacienda del grupo Socialista, Pedro Saura, también las comparó con el cese de una inspectora que abrió expediente a Cemex. “Estas dimisiones se producen, como las anteriores, por las presiones que los jefes políticos de las Hacienda Pública viene realizando sobre los empleados públicos de la Agencia Tributaria”, acusó Saura. A su juicio, estas supuestas presiones “tienen como objetivo favorecer a los grandes patrimonios y a las grandes empresas”.