Las bolsas evitan las pérdidas y el petróleo sigue a la baja

El precio del petróleo rompe día a día esas barreras simbólicas en las que se fijan los analistas de mercados y este miércoles el brent, el crudo de referencia en Europa, llegó a bajar de los 50 dólares por barril (tocó un mínimo intradía de 49,6). Acabó la sesión algo por debajo de los 51 dólares, un 0,9% menos que el día anterior, en su sexta jornada consecutiva de caídas: la cotización se vio esta vez afectada por la información de que las existencias de gasolina y destilados en EE UU habían subido en 19 millones de barriles durante la semana pasada. La demanda baja y la oferta se mantiene.

El precio del crudo de EE UU, el West Texas, retrocedió más que el europeo, un 4%, hasta los 47,8 dólares por barril. Sin embargo, Wall Street parecía resistir mejor el descenso y a media sesión el índice industrial Dow Jones estaba en positivo.

También las bolsas europeas lograron dejar las pérdidas de los últimos días, influidas por los datos de inflación europea, que reflejaron el descenso de precios en diciembre. Sin embargo, los avances resultaron leves y no compensaron el retroceso acumulado en dos jornadas. La española subió el 0,21%, lo que no le sirvió para recuperar los 10.000 puntos (el Ibex 35 acabó en 9.891). El Dax de Fráncfort subió el 0,51% el MIB de Milán el 0,11%, mientras que el CAC de París subió el 0,72%.

La caída de la cotización de las grandes empresas petroleras contribuye a la mala racha de los mercados de valores, aunque han perdido peso en los parqués europeos. Los productores de petróleo y gas han bajado un 17% desde que comenzó el descenso del crudo en junio, mientras que las firmas de equipamiento de energía y servicios han perdido hasta un 39%, según los datos de Nomura.

Y la perspectiva es que el precio del petróleo va a seguir bajo. Un informe de Bank of America Merrill Lynch apunta que el brent puede llegar a caer hasta los 40 dólares por barril y el West Texas hasta los 35.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ya advirtió el mes pasado que no pensaba cambiar su decisión de mantener los actuales niveles de producción pese a que siguieran cayendo los precios durante al menos un trimestre.

El estudio de Merrill Lynch advierte del impacto que este abaratamiento continuo (los precios han bajado un 50% en poco más de medio año), al poner en riesgo que algunas compañías puedan soportar los costes operativos de la extracción de petróleo. Pero, incluso las que pueden cubrirlo, pueden recortar sus inversiones futuras.

La fortaleza del dólar, además, alimenta la caída del precio de la materia prima, ya que cotiza en la divisa estadounidense. Este martes el valor del euro con relación al billete verde siguió retrocediendo hasta situarse en su valor más bajo desde comienzos de 2006, 1,18 dólares.