El secretario del consejo de Bankia cobró de forma irregular 3.850 euros

Entre los más de 15 directivos que recibieron rentas irregulares de Caja Madrid entre 2007 y 2010 hay uno que continúa en Bankia: Miguel Crespo, actual secretario del consejo de administración. Es el único ejecutivo que estuvo a las órdenes de Rodrigo Rato y ahora a las de José Ignacio Goirigolzarri, quien le mantuvo en su puesto en mayo de 2012, una circunstancia que lo convierte en una pieza especial de Bankia. Crespo, que trabajó con Rato y con el ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Gobierno de José María Aznar entre 2000 y 2004, aparece en el informe elaborado por Price Waterhouse Cooper´s (PwC), a instancias del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), dueño de Bankia. Este documento ha sido remitido a la Fiscalía Anticorrupción para que determine si se han cometido delitos en el cobro de sueldos, indemnizaciones y otras prebendas.

Crespo (Ponferrada, 1961), llegó a Caja Madrid en mayo de 2010 de la mano de Rato. Según fuentes de Bankia, está en la lista de ejecutivos con cobros irregulares porque Caja Madrid pagó a Hacienda 3.850 euros que le correspondían abonar a él. El sistema consistía en que la caja realizaba una aportación a los fondos de pensiones de los miembros del comité de dirección que sobrepasaba el límite deducible ante Hacienda. Por esta razón, los ejecutivos tenían que realizar un pago extra al fisco. Para evitar que lo hicieran de su bolsillo, la entidad aumentaba su retribución bruta anual en lo que les correspondiera pagar a Hacienda. En 2010, año que aparece denunciado en el informe del FROB, Crespo recibió un sueldo fijo de 285.661 euros y una dotación al fondo de pensiones de 11.560 euros.

Bankia quita hierro al papel de Crespo en esta supuesta irregularidad y asegura que ha devuelto los 3.850 euros. Fuentes de la entidad también comentan que era el sistema establecido por la caja para todos los altos directivos. Sin embargo, la situación creada es incómoda porque la función del secretario del consejo es velar por la legalidad de los acuerdos y las decisiones de la entidad.

También se argumenta que podía no saber que era una práctica irregular. Sin embargo, otras fuentes consultadas, que piden el anonimato, consideran muy difícil que personas de alta cualificación como Crespo desconocieran que Caja Madrid les estaba compensado su pago fiscal ya que se le incrementaba su retribución bruta.

Sobre el futuro de Crespo en la entidad, en Bankia dicen que “por el momento, no hay ninguna decisión tomada”. Es posible que la decisión dependa de si Anticorrupción determina si existe delito en estas prácticas. Otros exdirectivos, como Luis Maldonado, se han dirigido a Bankia para devolver lo cobrado de más. Será el FROB el que reciba el dinero porque la mayoría de los 14,8 millones supuestamente defraudados corresponden a la época de Caja Madrid, antes de la conversión en Bankia. No es la primera que se analizan los sueldos de Caja Madrid. En 2009 Garrigues emitió un informe, a petición del Banco de España, en el que no encontró ninguna anomalía en las retribuciones de la entidad.

Caja Madrid le compensó un pago a Hacienda que correspondía a los ejecutivos por su plan de pensiones

Crespo no apareció en el listado de usuarios de las polémicas tarjetas black de Caja Madrid y desde Bankia se defendió que siempre estuvo al margen del asunto. No obstante, Rato dejó caer que las podía conocer. En las declaraciones que realizó en la Audiencia Nacional, ante la pregunta de si en los informes de remuneraciones se incluían las retribuciones de las visas black, Rato aseguró que “tendrían que incluirse puesto que formaban parte de la retribución y no eran un incremento de la retribución”. “Y eran conocidos por la secretaría general”, apuntó, “y por todos los departamentos técnicos que intervenían en la dirección técnica de la caja y el banco”, añadió.

Crespo está considerado una persona cercana a Guindos, con el que escribió en 2010 el libro España, claves de prosperidad. Ocho años de estabilidad y crecimiento, editado por la Fundación FAES, prologado por Aznar y presentado por Mariano Rajoy, entre otros. El futuro de Crespo, una persona bien relacionada en el PP, no es un asunto fácil.