San José cede a la banca su división inmobiliaria y refinancia la deuda

Las acciones de la inmobiliaria San José se dispararon este martes el 11,6%, después de que comunicara por la mañana que había un acuerdo con la banca para refinanciar los cerca de 1.600 millones de deuda que acumula. El pacto, según ha especificado a última hora de la tarde, pasará, entre otras cosas, por ceder su división inmobiliaria a los acreedores.

El grupo de construcción y energías renovables concretó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que “ha formalizado los acuerdos de refinanciación de su deuda financiera con una amplia mayoría de sus entidades acreedoras, que representa un porcentaje superior al 75% del pasivo financiero y del 80% del valor de las garantías reales afectadas por dichos acuerdos”.

La empresa que preside Jacinto Rey señala que el acuerdo es la renovación "del contrato de financiación sindicada firmado en abril de 2009 y de un conjunto de contratos de financiación bilaterales”. El plan le exige ceder su división inmobiliaria a las entidades financieras acreedoras para amortizar 743 millones de euros.

Tres contratos de financiación

Además, el plan incluye tres contratos de financiación sindicada. El primero, asumido por Constructora San José contará con un tramo A, por importe de 250 millones de euros y con vencimiento a cinco años, prorrogable por un año más. El segundo contrato de financiación sindicada tendrá carácter de préstamo participativo y será por importe de 100 millones de euros, también a cinco años.

Además, se llevará a cabo un tercer contrato de financiación sindicada por importe de 270 millones de euros, con vencimiento a cinco años y con un calendario de amortización progresivo, que ha sido asumido por San José Desarrollos Inmobiliarios como parte deudora.

San José indicó que con la firma de estos acuerdos se "ha alcanzado el objetivo de refinanciar la deuda del grupo, dividirla en tres perímetros independientes que las sociedades deudoras y las entidades acreedoras consideran asumibles en base al plan de viabilidad elaborado e informado favorablemente por el experto independiente, adecuando los calendarios de amortización a las previsiones de generación de caja y capitalizando el resto de la deuda".

Las acciones de la compañía terminaron la sesión de ayer en 0,77 euros. El precio es muy bajo, si se compara con los 13,5 euros que llegaron a valer en 2009 sus títulos. Pero con la subida del martes, los inversores celebraron el fin de la dura negociación, que lleva en marcha más de un año.