El comercio tira del crédito para animar las ventas navideñas

El comercio se propuso este año conseguir la primera campaña navideña en positivo después de siete años de crisis. Pero animar las ventas, con los presupuestos familiares todavía muy mermados y la confianza del consumidor también en retroceso, no es fácil, por lo que el crédito se ha convertido en la herramienta por la que las grandes cadenas esperan mejorar su facturación. Esta campaña de Navidad han lanzado líneas préstamos con condiciones más agresivas que años atrás y las financieras han relajado las exigencias y aceptan más operaciones que años atrás.

El gasto de los hogares atraviesa “un tono expansivo en el tramo final del año”, según señala en su informe de diciembre el Banco de España, que cifra la tasa de aumento entre trimestres el 0,6%. "Se espera que el consumo de los hogares crezca un2,3 % y un 2,6 % en 2014 y 2015, respectivamente, en un entorno en que la mejoría del mercado de trabajo ayudará a la recuperación de la renta disponible de estos agentes", señala el supervisor.

“El dinamismo del gasto de los hogares en el período más reciente se explicaría, fundamentalmente, por la evolución positiva del empleo, que habría ejercido un efecto favorable sobre la renta disponible y la confianza, así como por la mejora de los condicionantes financieros”, según el Banco de España. Los intereses del crédito al consumo, señala el supervisor, se mantienen estables, cerca del 7,2%. El número de préstamos para compras sube, aunque los importes solicitados son menores.

El gasto de los hogares mejorará este final de año respecto a 2013

“Hasta ahora el problema no era que los clientes no pidieran comprar a plazos, sino que las financieras rechazaban casi todas las operaciones cuando entregaban la documentación. Pero este año ha cambiado bastante y están aceptando más operaciones”, señala la gerente de una de las tiendas de Media Markt en la Comunidad de Madrid. Esta cadena, que trabaja con la financiera Cetelem, del grupo BNP Paribas, no ofrece aplazar gratis los pagos, pero por primera vez este año permite retrasar el abono de las letras de compras navideñas hasta febrero.

Las cadenas de tiendas quitan los intereses o retrasan más los pagos

Carrefour ha sido todavía más agresiva con la campaña navideña de préstamos, promocionado un paquete de dos millones de euros “en créditos preconcedidos”. Son préstamos sin intereses con los que se pueden aplazar los pagos en 12 meses. “Los importes a financiar oscilarán entre los 200 y los 2.000 euros”, explica la compañía, que ofrece esta línea oficial hasta el 6 de enero.

El Corte Inglés fue el primero en iniciar la carrera del dinero navideño. El 7 de noviembre lanzó una campaña llamada Tarjeta Anticipo de Navidad, a través de la financiera que comparte con el Santander (propietaria del 51% de las acciones desde 2013). En realidad, son líneas de crédito al estilo de las que tienen muchas empresas con entidades bancarias, por las que la cadena ofrece una tarjeta con un límite de crédito ya concedido, que va de los 100 a los 1.200 euros. Los gastos se van descontando del tope, y el dinero se devuelve a partir del 28 de febrero. Según en cuantos plazos retorne el dinero el comprador, tendrá o no intereses.