Rosell, reelegido presidente de la CEOE

Rosell, reelegido presidente de la CEOE

Juan Rosell ha sido reelegido presidente de la patronal CEOE, un puesto que se disputaba con el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi. Rosell ha logrado 345 votos frente a los 312 de su rival, es decir, que vence con el 52,2% de los apoyos. El empresario catalán presidirá la gran patronal hasta 2018, tras renovar el cargo al que accedió en 2010.

La alternativa a Rosell se armó en torno a las grandes patronales sectoriales (construcción y metal). Mientras que los apoyos del catalán se encontraban en las grandes organizaciones regionales, Fomento del Trabajo (Cataluña) y CEIM (Madrid). Era la primera vez que un presidente en ejercicio de CEOE se somete a una elección frente a un rival. “En CEOE le vamos cogiendo el gusto a las elecciones”, ha afirmado Rosell, después de agradecer el voto de sus apoyos. “Llegué hace cuatro años a la presidencia, en medio de un gran deterioro".

"Estoy decepcionado con algunos, muy pocos”, ha proclamado el reelegido presidente de CEOE pese a lo ajustado del resultado. “Estoy agradecido con la mayoría. Hay muy pocos que entienden las organizaciones como propiedad privada y particular”, ha atacado Rosell al comenzar sus palabras, en clara referencia a los presidentes de las organizaciones que han armado la alternativa, Juan Lazcano (CNC) y Javier Ferrer (Confemetal). "La solución se llama gobernanza y transparencia. Hemos hecho un cambio profundo y estructural". Lo que no ha aclarado es si vencer con un resultado tan ajustado le llevará a tratar de integrar a la candidatura vencida en el gobierno de la patronal.

El presidente electo tiene ahora la tarea de sosegar los nervios en una organización de organizaciones que en los últimos meses ha vivido momentos de mucha tensión interna, sobre todo a cuanta de la reforma del sistema de formación. Pero no ha sido el único capítulo complicado. Los escándalos en los últimos dos meses en torno a dos de los vicepresidentes de la organización (Arturo Fernández, dirigente de los empresarios madrileños, y Jesús Terciado, expresidente de Cepyme) fueron un duro golpe a Rosell, pues eran dos de sus principales apoyos.

"La ética como ha sido mi primer mandato seguirá siendo mi norte. La ética debe ser vertical. Integral. Espejo de conductas transparentes. Es imposible una ética sin estética. Desde el mundo de la empresa. Venimos de un cierto declive ético. No todo vale en la vida, ni en el campo empresarial. La normalidad es lo corriente. Lo que pasa”, ha reconocido Rosell.

Los candidatos a la presidencia de la CEOE, Juan Rosell (a la izquierda) y el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi / Emilio Naranjo (EFE)

La Asamblea General Electoral se reunía hoy en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid para elegir al que será su presidente. Los 760 representantes de las organizaciones empresariales de toda España estaban llamados a votar a partir de las 10:30 de la mañana. La participación ha rozado el 86%, y ha habido tres votos en blanco y ninguno nulo.

Tras hablar sobre las elecciones, Rosell ha comenzado ya a lanzar mensajes sobre su visión para el futuro más próximo. Ha resaltado que ha comenzado la recuperación, pero no ha olvidado las heridas abiertas: "Los millones de paro pesan como una losa”. "El endeudamiento público crece y crece. La consolidación fiscal pesa como una losa”, ha proseguido en uno de sus temas más habituales en sus discursos.

Rosell accedió a la presidencia de la CEOE el 21 de diciembre de 2010, cuando venció al otro candidato, el entonces presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero, y sustituyó al hoy encarcelado por delitos cometidos en su gestión de Viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán. En aquel momento ganó por un margen mayor: el 62,5% de los votos.

Cuatro años antes, en 2006, Rosell ya había presentado su candidatura a la presidencia, en las que fue reelegido José María Cuevas, con quien mantuvo una fuerte polémica que le llevó a retirar su candidatura y dimitir de los cargos que tenía como miembro de la junta directiva de esta organización.