España es el país más derrochador de las ayudas aeroportuarias

España constituye el caso más flagrante de derroche de las multimillonarias ayudas europeas destinadas desde el año 2000 a la ampliación de aeropuertos, según denuncia en un informe el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (UE) citado por el semanario Der Spiegel.

“Se fomentaron demasiados aeropuertos y los proyectos en muchos casos eran sobredimensionados”, señalan los auditores al referirse a las instalaciones principalmente en regiones estructuralmente débiles de Europa en su informe que se publica el martes y que adelanta el semanario alemán.

La situación más grave se observa en España, el mayor receptor de las ayudas europeas en esta materia, apunta el documento. Así, la nueva terminal del aeropuerto de Fuerteventura, en las Islas Canarias, que con las ayudas europeas amplió de diez a 24 el número de puertas de embarque y de siete a quince el de cintas transportadoras de equipaje, tuvo que cerrar seis de sus puertas. Según las previsiones más recientes, el aeropuerto no estará en disposición de utilizar la totalidad de su capacidad hasta 2030 a pesar de las buenas cifras turísticas.

Otro caso criticado es el aeropuerto de Córdoba (sur), que recibió de los fondos de la UE 13,5 millones de euros para ampliar su terminal, en la que se invirtió un total de 85 millones y cuyas instalaciones están siendo utilizadas para el aterrizaje y como aparcamiento de aviones gubernamentales y aparatos privados. Los auditores citan asimismo el caso del aeropuerto de Ciudad Real, que costó mil millones de euros y que cerró en 2012.

En términos generales, el documento señala que los beneficios para los viajeros en muchos lugares “no son cuantificables ni demostrables” a pesar de que las inversiones para la mejora de aeropuertos europeos desde el año 2000 ascienden a un total de 4.500 millones de euros. Según los auditores, siete de los veinte aeropuertos analizados presentan pérdidas y existe el riesgo de que se vean obligados a cerrar o a ser mantenidos a la larga por los contribuyentes. Asimismo, sólo en la mitad de estos veinte aeropuertos las medidas de mejora de las instalaciones, subvencionadas con dinero europeo, eran realmente necesarias.

Los multimillonarias cantidades destinadas a los alrededor de 500 aeropuertos europeos fueron utilizadas en muchas ocasiones “sin sentido ni razón”, señala el informe. Además, agregan los inspectores, en cuatro de los cinco países analizados —España, Italia, Grecia y Estonia— no existía ni siquiera un plan nacional de aeropuertos a largo plazo, por lo que la ampliación de las instalaciones se llevó a cabo sin coordinación alguna.