El Eurogrupo pide “medidas eficaces” para reducir el déficit en España

Los ministros de Economía de la eurozona han exigido este lunes al Gobierno español que aplique, en pleno año electoral, "medidas eficaces" para garantizar que el déficit público no se desvía del objetivo fijado por Bruselas para 2015 (4,2% del PIB). Según las previsiones de la Comisión Europea, España cerrará el próximo ejercicio con un desfase del 4,6% en sus cuentas públicas. El Eurogrupo suaviza así las exigencias expresadas por el comisario de Economía, Pierre Moscovici, la semana pasada —"el esfuerzo de España es insuficiente; hay que llevar a cabo reformas estructurales"— y exhorta al Gobierno de Rajoy a profundizar en los ajustes si las medidas adoptadas "no son tan eficaces como se espera". El Eurogrupo aplaude, además, la "ambiciosa agenda" de reformas emprendida por España y anima a Madrid a proseguir en su aplicación.

El titular de Economía, Luis de Guindos, ha reiterado al término de la reunión su "compromiso absoluto" con el cumplimiento de los objetivos de déficit fijados para el próximo año y ha remarcado que el Ejecutivo español está convencido de que las medidas ya tomadas son "suficientes" para "cumplir perfectamente" con la meta de la UE. "Somos algo más optimistas" que la Comisión Europea con el crecimiento previsto para el año próximo, ha añadido Guindos para explicar las diferencias en las estimaciones de déficit. Moscovici también ha señalado que la disparidad entre las cifras pronosticadas por la UE y por España "no es anormal" dada la oscilación entre la previsión de crecimiento de Bruselas —1,7%— y la de Madrid —2%—. "La Comisión Europea ha sido prudente", ha subrayado el exministro de Economía francés.

Tal y como sucedió con el diagnóstico emitido la semana pasada por la Comisión Europea, el dictamen del Eurogrupo sobre España ha sido mucho más benevolente que el acuñado sobre las dos economías que más preocupan hoy en Bruselas por su tamaño y por su débil desempeño: Francia e Italia. En ambos casos, los ministros de Economía de la eurozona recelan de su plan de reducción del déficit y exigen medidas más ambiciosas para evitar la desviación de la senda trazada por la UE. En el caso de Francia, el Eurogrupo destaca que el esfuerzo fiscal debe llegar al 0,8% en 2015, medio punto más de lo previsto por París y reitera la necesidad de aplicar "medidas adicionales". Sobre Italia, el documento de conclusiones acordado este lunes reconoce que las circunstancias económicas "desfavorables" y la debilidad de los precios complican la reducción del déficit pactada pero subraya que la deuda pública —que cerrará 2014 por encima del 132%— sigue siendo un "motivo de preocupación" y exige a su Gobierno un esfuerzo mayor.