Reino Unido lanza un ‘impuesto Google’ para las multinacionales

Reino Unido lanza un ‘impuesto Google’ para las multinacionales

El Gobierno británico concretó ayer su ofensiva contra las compañías multinacionales que tributan en otros países por los beneficios que obtienen en Reino Unido. Se gravará con “una tasa del 25% los beneficios que las multinacionales obtienen por su actividad económica en el país y que luego desvían para tributar a otro país”, anunció George Osborne, el ministro de Economía.

Fue uno de los puntos más destacados de la llamada declaración de otoño, un discurso en el que el titular de Economía adelanta lo que será el presupuesto del Estado del próximo marzo, y que este año tiene una especial relevancia: se trata de uno de los últimos eventos en el calendario político antes de las elecciones generales del próximo mes de mayo. Las declaraciones de otoño constituyen una especie de presupuestos en sí mismas, y el de este miércoles incluía medidas que se aplicarán antes de que los británicos acudan a las urnas.

El Gobierno cree que la norma permitirá al Estado recaudar 1.000 millones de libras en los próximos cinco años

Lo que persigue este nuevo impuesto, conocido popularmente como tasa Google, es evitar que las grandes compañías, sobre todo las tecnológicas, utilicen sus complejas estructuras internacionales para tributar por lo que ganan en Reino Unido en países con regímenes fiscales más favorables. Google, por ejemplo, tuvo en 2013 unos ingresos de 3.400 millones de libras en Reino Unido, pero solo pagó impuestos por valor de 20,4 millones.

El ministro no ofreció detalles de la compleja aplicación de este impuesto, pero aseguró que permitirá al estado recaudar 1.000 millones de libras en los próximos cinco años. La dificultad de la puesta en marcha de la medida estriba en que, a diferencia de las ventas, los beneficios de una multinacional en un país concreto pueden ser difíciles de determinar. Para poder aplicar la medida haría falta un consenso internacional, en el que actualmente trabaja la Unión Europea.

En la actualidad, la citada compañía tecnológica, igual que muchas otras, recoge la mayoría de los beneficios que obtiene en Reino Unido en Irlanda, un país con un sistema fiscal más ventajoso para las empresas multinacionales.

Precisamente para poder competir con Irlanda a la hora de atraer inversión extranjera, el ministro ha prometido también transferir a Irlanda del Norte la competencia de fijar el impuesto de sociedades. En la actualidad, Irlanda del Norte aplica un tipo del 21% en el impuesto de sociedades, mientras que sus vecinos del sur aplican uno del 12,5%, lo que ha ayudado a la república de Irlanda atraer importantes inversiones de empresas norteamericanas.

El ministro ha anunciado también la revisión al alza de sus previsiones de crecimiento para Reino Unido, que cerrará este año con una expansión del 3% en vez del 2,7% estimado en marzo. Osborne ha destacado que la tasa de paro en el país, que se encontraba en el 8% cuando el Gobierno de David Cameron asumió el poder, bajará al 5,3% el próximo ejercicio. Ha subrayado que el país crece más que ningún otro en el G7 aunque el déficit sigue siendo muy alto, a pesar de haberse reducido del 10,2% del PIB en el periodo 2009-10 hasta el 5% este año.