El empleo crece en noviembre por primera vez durante la crisis

A duras penas, el mercado laboral va consolidando su mejoría. Noviembre ha sido bueno, contradiciendo la tradición que dicta que el penúltimo mes del año es malo para el empleo. La afiliación a la Seguridad Social creció en 5.232 cotizantes. Es la primera vez que lo hace en este mes desde 2007, o lo que es lo mismo, desde que comenzó la crisis. La cifra media total en 16,7 millones. También tuvo una cara positiva el paro registrado, que bajó en 14.688 desempleados y quedó en 4,5 millones, según los datos divulgados por el Ministerio de Empleo.

A la vuelta del verano el mercado laboral había frenado su mejoría. Le había afectado el enfriamiento económico. Pero noviembre ha vuelto a mostrar cierto vigor, aunque conviene no olvidar que el mercado laboral en las salidas de las crisis suele tener comportamientos erráticos, y sus datos, en consecuencia, también lo son.

No obstante, hay más cifras que apuntalan el buen comportamiento de noviembre. Los números desestacionalizados, los limpios de los altibajos propios de las coyunturas estacionales mediante fórmulas matemáticas, incluso lo mejoran. Bajo este prisma, la afiliación creció en más de 95.000 cotizantes y el paro registrado en 51.308 personas. También la comparación anual ofrece un síntoma esperanzador para la Seguridad Social, si en octubre se había frenado la mejoría, el mes pasado volvió a repuntar: del 2% al 2,5%.

La mejora del empleo fue mayoritaria en casi todas las ramas de actividad. Entre las que ocupan a más trabajadores, solo cayó en la hostelería, en 82.090. Pero la evolución de la educación, la administración, el comercio, la construcción o la industria manufacturera, entre otras, compensaron ese significativo retroceso.

Para la ministra de Empleo, Fátima Báñez, estas cifras vendrían a demostrar que el mercado laboral está ante un cambio de estructura. “No sólo hay más empleo en España sino más empleo de calidad”, afirmó Báñez.

No obstante, el alivio laboral sigue mostrando rasgos pronunciados de precariedad. El peso de la temporalidad y del empleo por horas crece. Del total de contratos registrados en la Seguridad Social, los temporales ya representan el 28,8%, 1,3 puntos más que en el mismo mes del año anterior. Y los contratos a tiempo parcial -contando temporales e indefinidos- ya suman el 22,5% del total, tres décimas más que hace 12 meses.