Roma aprueba el examen de la Comisión, pero con reservas

Italia ha progresado en lo que tiene que ver con las recomendaciones en materia fiscal que el Consejo Europeo hizo en el marco del primer semestre europeo del año 2014, pero el Gobierno de Matteo Renzi “aún tiene que trabajar un poco más, ya que puede hacer otro pequeño esfuerzo”, declaró ayer el comisario de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici.

El exministro de Economía francés se refirió a la necesidad de poner en marcha una ulterior reducción del déficit respecto al producto interior bruto (PIB), que oscilaría entre el 0,2% y el 0,3%.

En la valoración que dio sobre las medidas económicas italianas que el Parlamento tramitando en estos días, Bruselas dejó claro que el país afronta “desequilibrios macroeconómicos excesivos” por lo que respecta la relación entre deuda y PIB, las exportaciones y el desempleo.

La economía de Italia corre entonces el riesgo de no alcanzar el objetivo de cumplir con el Pacto de Estabilidad. Por lo tanto, la Comisión Europea explicó que volverá a “evaluar la situación del país a principio de marzo del próximo año 2015”.

Las reacciones a estas ideas no tardaron en llegar. “¿Qué nos dice Europa? Que no tenemos que desperdiciar la ocasión”, sostuvo ayer Pier Carlo Padoan, ministro de Economía. “Italia es un país que despierta sentimientos encontrados: irritación y gran confianza en sus potencialidades”, añadió Padoan.